Análisis de Everybody’s Golf VR – golf en primera persona, como nunca lo has vivido

En nuestro análisis de Everybody’s Golf VR os vamos a contar si el primer juego de esta veterana saga de golf en la realidad virtual y con controles por movimiento merece la pena o no, si resulta inmersivo, completo en cuanto a opciones y modos y, en definitiva, si merece la pena o no hacerse con él si tienes PlayStation VR.

Todas las consolas PlayStation han tenido su correspondiente Everybody’s Golf de Clap Handz, incluida la versión de PS4 de 2017 o la última versión portátil para PS Vita. Todas manteniendo siempre, eso sí, una jugabilidad parecida, que busca la sencillez y que cualquiera pueda coger el mando y empezar a disfrutar desde el minuto uno.

Ahora, Clap Handz ha rebasado la última frontera tecnológica y nos invita a adentrarnos en Everybody’s Golf VR, un título única y exclusivamente para PlayStation VR (no se puede jugar sin el visor)… y esa es sólo la primera de sus novedades.

Los mejores televisores 4K para disfrutar al máximo de tu PS4 Pro

Como vamos a ver en este análisis de Everybody’s Golf VR, el juego lleva a la realidad virtual todos los puntos clave de la serie, desde un sencillo pero competente control a un cuidado apartado gráfico. Es decir, si conoces la serie, te sentirás como en casa… casi literalmente.

Todo en Everybody’s Golf VR lo vivimos en primera persona, desde nuestra llegada al campo (donde nos atiende una pizpireta azafata, con un cuidado doblaje al castellano), como el simple hecho de coger un palo y lanzar la bola por los aires. Aquí no vemos el muñeco, sino nuestras manos con el palo.

Everybody's Golf VR review

Como hemos adelantado, esa es una de las novedades de esta entrega: controlamos prácticamente todo, desde las selecciones en los menús al golpeo con el palo con el movimiento del mando, ya sea un Dualshock 4, o bien un mando Move.

Si nunca antes has jugado al golf de verdad, o a algún videojuego de golf en primera persona, al principio resulta extraño, porque hasta la posición es idéntica a la del golf (no miramos al hoyo directamente, sino que nos ponemos de lado). Sólo cambia la vista en las repeticiones de los golpes, a elegir entre varias perspectivas como si fuéramos un espectador.

Everybody's Golf VR review

Los primeros golpes serán un poco erráticos, pero utilizando las distintas opciones de práctica (practicar en el putt, lanzar desde una posición elevada…) y probando los distintos hoyos, poco a poco irás cogiéndole el punto al control… y lo cierto es que funciona bien.

Ya sea para tirar desde lejos o en el green, la detección de nuestros movimientos es correcta la gran mayoría del tiempo, siempre que la cámara sea capaz de captar la luz del mando y que la zona de juego sea la óptima.

Otro cantar distinto es que nunca llegamos a tener la certeza absoluta de la fuerza con la que golpeamos o el ángulo con el que damos a la bola… pero como decimos, con práctica se acaba cogiendo el punto… y no tardarás en estar haciendo los hoyos en par o incluso birdie.

Como en otros juegos de la saga, mientras preparamos el golpe vemos el interfaz del juego (el palo elegido, la barra de fuerza con la que vamos a tirar…) y podemos ajustar el ángulo de tiro, cambiar el metal y otras muchas cosas, incluido practicar antes de realizar el tiro definitivo, pudiendo consultar las marcas para ver qué estamos haciendo bien o mal.

Everybody's Golf VR review

Si aún así te sigue costando, accediendo a nuestra tablet virtual podemos consultar distintos consejos y ayuda, o incluso lanzar briznas de césped para ver por dónde sopla el viento (por si eso es lo que está afectando a nuestros disparos).

La sensación de presencia en Everybody’s Golf VR, como decimos, es bastante buena. No solo por la solidez y belleza de los entornos que nos rodean, sino porque también nos acompaña en todo momento un caddy (hay varios disponibles), que nos da consejos, cháchara e incluso con el que podemos vivir algunas escenas, desde comer unos bombones sentados en un banco a admirar el paisaje.

Es un detalle que, sin lugar a dudas, no verás en otros simuladores… pero Everybody’s Golf es así, golf para todo el mundo, y se permite licencias de este tipo que, todo sea dicho, le dan un toque personal al juego, aunque sea uno muy nipón y kawaii al mismo tiempo, algo que se nota incluso en las expresiones de ánimo y gestos del caddy.

Ahora bien, si tanto en la parte jugable como en la técnica en Everybody’s Golf VR convencen, no podemos decir exactamente lo mismo de su oferta jugable. No es que sea mala, es que sencillamente es irregular, y más viendo los antecedentes de la serie.

Everybody's Golf VR review

A diferencia de otros juegos de la saga, aquí no nos espera un modo carrera, ni campeonatos en modo local para varios jugadores, ni nada parecido. Es una experiencia para un jugador y como tal, al llegar al club de golf virtual, tenemos acceso a uno de los tres campos disponibles (los dos desbloqueables tienen temáticas distintas, como la playa o los dinosaurios), y podemos jugar tres hoyos de manera aleatoria.

A medida que vamos mejorando y subiendo de nivel (sí, hay un total de 10 niveles), vamos desbloqueando todo tipo de opciones: poder jugar los 9 primeros hoyos, los 9 últimos, los 18 de un campo del tirón… y opciones como poder elegir la longitud del tee (el primer golpe, más o menos alejado del hoyo), jugar el campo en modo espejo…

Everybody's Golf VR review

Ahí no acaba la cosa: podemos desbloquear mejores palos, ropa para nuestro caddy, saltarnos las animaciones de los golpes (o hasta que aterriza la bola) o, si se nos da mal, activar los llamados «hoyos tornado», que succionan la bola si pasa cerca. Como hemos dicho, la idea es que cualquiera pueda coger el mando, jugarlo y sentirse un Sergio García de la vida tras 5 minutos con PSVR puesto.

El problema de Everybody’s Golf VR, como hemos dicho, viene más por la parte de contenido que otra cosa. Como hemos adelantado, podemos jugar los hoyos, 3, 9 o 18, en tres campos… y ya. No hay progresión, no hay campeonatos, ni temporadas ni nada que registre nuestro progreso, sólo eventos sueltos y un ránking que nos mide al resto de jugadores (indicando si juegan con Dualshock 4 o mando Move).

Everybody's Golf VR review

Ni siquiera hay modo multijugador, local o por Internet, lo que nos deja un buen esqueleto (un buen sistema de control con buenas sensaciones), pero con poca musculatura. No es menos cierto que, además, incluso jugando con PS4 Pro, hay fallitos, desde objetos que generan sombras pero no se ven (como hojas al viento) o pequeños temblores, fruto del sistema de detección que utiliza PlayStation VR con PS Camera y la banda de luz del mando.

También tiene errores de detección de colisiones (nuestro palo «se hunde» en la tierra), pero para mi son males menores y casi todos los juegos de realidad virtual en PS4 los tienen, por lo que no me parecen un aspecto que te saque del juego, una vez te has acostumbrado a ellos.

Everybody's Golf VR review

Por todo esto, indistintamente de si te gusta el golf o no, lo cierto es que con su sencillez, sus efectivas mecánicas Everybody’s Golf VR entretiene y te dejará con ganas de más, con ganas de volver a ponerte el visor y seguir completando hoyos. Eso, y a pesar de que falten más opciones y modos, es ya de por si un verdadero triunfo. Quizá no sea uno de los mejores juegos de PS VR, pero desde luego tampoco es de los peores.

Más artículos
Tienda de objetos de Fortnite – Viernes, 25 de enero de 2019
A %d blogueros les gusta esto: