De un tiempo a esta parte se ha vuelto muy normal que distintas personalidades del mundo de la música y la televisión emprendan acciones legales contra Fortnite por el uso de sus bailes y gestos más característicos dentro del juego. Entre ellos hay casos como el del rapero 2 Milly y como el del actor Alfonso Ribeiro, que interpretó a Carlton Banks, el mítico primo de Will Smith, en El Príncipe de Bel-Air.

Precisamente este último ha sido uno de los primeros en ver respondida su demanda. La Oficina de los Derechos de Autor de los Estados Unidos ha rechazado que Ribeiro pueda generar derechos por el baile popularmente conocido como The Carlton (llamado Fresh en Fortnite Battle Royale). De acuerdo con la institución, no estamos ante un trabajo coreográfico que requiera protección legal sino ante una simple rutina de baile.

Los bailes de Fortnite en la vida real

«Coreografía es una composición o arreglo de una serie de movimientos de baila y patrones organizados en un todo integrado, coherente y expresivo. Por definición, la coreografía es un subconjunto del baile y la Oficina solo registrará un trabajo coreográfico si tiene elementos suficientos de autoría propia«, reza el veredicto, que asegura que The Carlton solo contiene tres pasos y no puede definirse así.

«Primero el bailarín mueve sus caderas de un lado hacia otro mientras agita sus brazos en alto de manera exagerada. Luego, el bailarín da dos pasos a cada lado mientras abre y cierra las piernas y brazos al mismo tiempo. Por último, con los pies del bailarín fijos, una mano pasa por detrás de la cabeza a la mitad del pecho mientras agita los dedos«.

Los bailes de Fortnite, entre los que ya hay más de 100, se venden en torno a los 5€, y se han inspirado siempre en los de grandes referentes de la cultura pop contemporánea. Además de «El Carlton» del Príncipe de Bel-Air, han heredado el Gangnam Style de Psy y el Drop it Like it’s hot de Snoop Dogg. Hasta se han vuelto inspiración para celebrar los goles en casos como el de Antoine Griezmann, jugador del Atlético de Madrid.

Uno de los muchos motivos por los que el juego de Epic Games, uno de los fenómenos más grandes de los últimos años, es capaz de influir en sagas consolidadas como Call of Duty y Battlefield (cuyas últimas entregas incluyen su propio modo Battle Royale), es que ya cuenta con más de 140 millones de jugadores en todo el mundo, y ha superado el billón de beneficios desde octubre de 2017.

Aunque eso sí, ahora ya tiene rival, Apex Legends.